Posteado por: Arnold Cruzado Ruiz | abril 21, 2010

DESIGUALDAD Y CONFLICTO SOCIAL*

Por Efrain Gonzales de Olarte

Se ha hecho costumbre tomar carreteras para protestar y hacerse escuchar cuando existe algún problema con la falta de inversión, proyectos no ejecutados, promesas electorales incumplidas u oposición a la inversión privada. Si agregamos las huelgas sindicales, las invasiones de tierras o la presión de mafias en la construcción, estamos en un país en tensión. El denominador común de las protestas es la desigualdad de oportunidades en el Perú y la debilidad del Estado. Sin embargo, sorprende que, tras el diálogo, la instalación de una comisión de alto nivel, las promesas y el plazo que se dan para resolver problemas, estos se solucionen solo parcialmente o se posterguen hasta la próxima toma de carreteras. Intriga por qué estos conflictos no llegan a poner en peligro al gobierno o la estabilidad democrática.

En el fondo, todos ellos provienen de la falta de empleo, de oportunidades de acceso a servicios públicos o de los bajos ingresos. Son conflictos nacidos en la desigualdad distributiva, una de las más agudas de América Latina, que pareciera que no tiene arreglo en el largo plazo, pues todos sus indicadores no se modifican o se modifican muy lentamente, pese al crecimiento macroeconómico observado. ¿Por qué, entonces, si el país sigue siendo desigual y hay tensiones conflictivas, no hay un desborde social?

Una razón importante es que en el Perú hay un proceso de movilidad social que hace que quien nace pobre no necesariamente muera pobre. Hay muchos ejemplos de personas muy humildes que fueron empresarias y capitalistas exitosas. Pero lo que importa es que también el grueso de la población progresa de generación a generación, lo que hace que la desigualdad existente en el Perú no sea absoluta y sí dinámica. Adicionalmente, si no se encuentran oportunidades en el país hay la posibilidad de migrar al exterior. Es decir, si hay desigualdad, pero existe movilidad social, el chupo social no debería reventar. Pero claro, no es para alegrarse sino para buscar caminos para incrementar la movilidad social.

*Artículo extraído del diario El Comercio. Lima – Perú. Edición del día 19 de abril del 2010.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: