Posteado por: Arnold Cruzado Ruiz | abril 23, 2009

A PROPÓSITO DEL DÍA DE LA TIERRA

Un artículo que me pareció interesante y decidí compartirlo.

El mundo en que vivimos en peligro.

Martha Meier

Hasta hace pocos años el cambio climático era considerado un asunto de exagerados activistas verdes, obsesionados con una supuesta y futura catástrofe ambiental. Hoy la historia es otra. En el ámbito internacional la clase política y las agendas de las instituciones bilaterales de desarrollo lo tienen entre sus prioridades.

Científicos ayer resistentes a aceptar la modificación del clima por mano humana advierten hoy sobre sus impactos negativos sobre la salud. La doctora Katherine M. Shea, catedrática de la Universidad de Carolina de Norte en Chapel Hill, ha escrito: “La letanía de los impactos directos asociados al cambio climático está convirtiéndose en algo muy conocido. En un mundo que se caliente rápidamente hay más muertes relacionadas a las olas de calor, mayor diseminación de enfermedades a consecuencia del agua y la comida contaminadas, así como por los insectos”.

ENFERMEDADES QUE AVANZAN

Tomemos por ejemplo la malaria, una enfermedad tropical que empieza a extenderse en las zonas altoandinas o el rebrote de la tuberculosis y la polio, la invasión de garrapatas padecida por Estados Unidos, de la que no se salvan ni las camas de los más caros hoteles y ni las de hospitales, al punto que la Agencia Para la Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) ha convocado la primera cumbre sobre la proliferación de tales bichos.

Todo esto sería una de las caras del cambio climático debido a la emisión de los gases invernadero, derivados de la quema de combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón), de los que depende tanto nuestra economía como un adicto de su droga. Quemamos y quemamos petróleo y carbón no solo para echar a andar nuestros motores, el petróleo es base de cosas tan variadas como el plástico (que puede tardar hasta mil años en degradarse), ciertos edulcorantes artificiales, las llantas de los automóviles, la brea, el poliéster de nuestras vestimentas, entre otros.

¿NOS ESTAMOS DERRITIENDO?

En su documental del 2006 “Una verdad incómoda”, Al Gore, Premio Nobel de la Paz y ex vicepresidente de la administración Clinton, muestra cómo retroceden los glaciares. El caso del Pastoruri es un ejemplo peruano: hasta hace poco destino de esquiadores, hoy luce desnudo de su capa de nieve. Según el experto en clima Lord Nicholas Stern, grande debería ser nuestra preocupación pues nuestro país es uno de los más vulnerables. Aquí se alberga cerca del 70% de los glaciares sudamericanos y nuestra riqueza y diversidad ecológica se basan en 28 tipos de clima de los 32 existentes en el planeta.

El calentamiento global ya está ocurriendo. La prueba es que al menos 279 especies de animales están respondiendo al aumento de temperatura, moviéndose hacia los polos. Si las temperaturas siguen elevándose al ritmo actual, en 25 años las muertes por calor se duplicarán y alcanzarán la cifra de 300.000 cada año. Los niveles del mar podrían elevarse varios metros, perdiéndose la placa de hielo de Groenlandia y de la Antártida lo que devastaría las áreas costeras. El Océano Ártico quedaría sin hielo para el 2050, año en el que se habrían extinguido más de un millón de especies de animales y plantas.

EL GRAN RETO

El gran desafío del siglo XXI es forjar una sociedad sostenible. Una fraternidad de hombres y mujeres dispuestos a dejar de lado el consumo que afecta la base natural de la que dependerán las próximas generaciones para su subsistencia. Una sociedad de empresarios capitalistas solidarios dispuestos a reconvertir sus industrias, a utilizar tecnologías limpias y a contabilizar los pasivos ambientales generados por sus operaciones. Una clase política valiente y comprometida que se atreva a legislar a favor de la conservación, brindando bienestar a los seres humanos.

El Perú requiere una modificación de la política tributaria para perfilar un país ecológicamente viable. En los noventa, Alemania, por ejemplo, castigó con impuestos el uso de envases y productos no biodegradables o reciclables, que generaban problemas de basura, cuya solución implicaba un gran gasto estatal.

Siguiendo esa lógica, se obligó a pagar más impuestos por los automóviles antiguos -contaminantes por su tecnología obsoleta-, y se abarató la gasolina de mejor calidad. De esta manera se solucionó gran parte del problema de la basura plástica, de la contaminación del aire y la emisión de gases invernadero, y se creó además una nueva conducta ambiental y patrones de consumo responsables.

El progreso mal entendido y el analfabetismo ecológico de nuestros legisladores derivan en la sistemática contaminación de los principales recursos. De eso deben preocuparse nuestras autoridades, en vez de estar en permanente campaña electoral y en venganzas personales.

Es tiempo también de olvidar el falso miedo al vecino y comprender que el enemigo no es el hermano, sino la miseria, el hambre y la contaminación.

LA CRISIS COMO OPORTUNIDAD

La crisis internacional ha abierto una ventana de oportunidad a las energías renovables.

Los altos precios del petróleo en los pasados meses (hoy en descenso) llevaron a las fábricas de automóviles a acelerar su producción de híbridos capaces de andar con fuentes de energía distintas al petróleo.

Las nuevas tecnologías al fin toman en cuenta la problemática ambiental para convertirse en aliadas de la conservación.

Y mientras los mercados colapsan, los consumidores migran hacia productos ecoamigables.

Un estudio realizado en nueve países da cuenta de que en el 2008, el 34 por ciento de consumidores compró productos “verdes” (dos puntos más que el año anterior).

Los nuevos consumidores están dispuestos a gastar más en alimentos orgánicos y focos ahorradores.

Otro estudio señala que cerca del 70 por ciento de los bebes norteamericanos tiene una dieta orgánica. Algunos jardines en Estados Unidos se están convirtiendo en pequeños huertos.

En vez de desperdiciar el suelo y el agua para mantener un verde pasto y coloridas flores, la gente se dedica cada vez más a cosechar alimentos.

La crisis norteamericana está modificando patrones de conducta y consumo. La sociedad del derroche va quedando atrás.

 

Artículo extraído de diario El Comercio – Perú. Suplemento El Dominical 19/04/2009

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: