Posteado por: Arnold Cruzado Ruiz | abril 19, 2009

DE LA METODOLOGÍA DEL PBI

¿Era realmente tanta belleza aquello que éramos la economía que más crecía en la región en los últimos años? Entiéndase que no pretendemos negar las evidencias que muestran un desempeño positivo de la economía nacional (9,84% de crecimiento en el último año, según cifras oficiales), lo cual nos haría pecar de ilusos. Pero lo que pasó desapercibido durante estos últimos años es que desde el 2006 se optó por un cambio de metodología para medir el PIB en el Perú. Y esto ha traído implicancias que algunos analistas han sabido tomar nota, lo cual es muy útil para el debate posterior de si realmente es conveniente o no este nuevo método de medición.

¿Sabemos cuánto crecemos?

Luis Davelouis Lengua

CIERTOS CRÍTICOS SEÑALAN QUE LAS CIFRAS DEL PBI PODRÍAN NO ESTAR REFLEJANDO EL CRECIMIENTO DE LA ECONOMÍA Y DISTORSIONAN AL ALZA ESTE INDICADOR. ANTE LAS DUDAS, EL JEFE DEL INEI, RENÁN QUISPE, HA ANUNCIADO QUE ESTE 21 EXPLICARÁ LA METODOLOGÍA QUE SE EMPLEA DESDE EL 2006 PARA CALCULAR EL PBI.

La exactitud de la tasa de crecimiento del producto bruto interno (PBI) peruano que publica el INEI está siendo discutida. Según los críticos, la metodología utilizada para medir la producción -en vigencia desde mediados del 2006- estaría produciendo una distorsión al alza en las cifras. En términos simples, el Perú estaría creciendo a una tasa de hasta 2 puntos porcentuales menos de lo que el presidente, Alan García, y sus funcionarios públicos nos dicen en la televisión, gracias a esta nueva manera de medir el PBI.

De hecho, desde el INEI, su representante máximo, Renán Quispe, reconoció que la cifra del PBI a enero (que registró un avance de 3,14% de manera oficial) hubiera sido menor en un punto porcentual (es decir, 2,14%) de haberse utilizado la metodología anteriormente usada por la institución. Pero, ¿por qué la modificación y por qué justamente tras el cambio de gobierno?

“La base con la que medíamos la producción es de 1994 y las cosas definitivamente han cambiado en los últimos 14 años (…) desde la ponderación de los sectores que intervienen en el índice, así como la tecnología en la que tal producción de bienes y servicios se sostiene”, explica con razón Quispe. Pero, agrega, el cambio empieza a producirse (y está aún en proceso) cuando él asume la jefatura del INEI.

LAS OBSERVACIONES
A las primeras llamadas de atención hechas por el anterior jefe del instituto estadístico, Farid Matuk, se han sumado algunas de otros economistas a los que no se les podría acusar de respirar por la herida.

Hace unas semanas, el economista y profesor de la Universidad del Pacífico, Jurgen Schuldt, comparaba las oficinas del INEI con la cocina de Gastón Acurio.

No se explicaba cómo era posible que el rubro otros servicios hubiera crecido 6% si los sectores a los que sirve cayeron (la pesca cayó -21%, la agricultura -1,5%, la manufactura -2,7%, y el comercio creció menos de 2,5%), llevando el PBI anualizado a enero a la mencionada tasa de 3,14%.

“¿Cuál es el plan tras la metodología de medición del PBI? Cambiaron la metodología pero no la publican ni la explican y eso es lo que hace sospechar de que hay cocina (…) dudo mucho que exista la metodología, creo que la van a construir ex post, para que cuadren los datos (…), es triste pero es así, viene la orden de arriba: “tienes que subir la tasa para no matar la confianza y el optimismo de la gente”, afirma el economista.

El ex superintendente de banca y seguros, Juan José Marthans, coincide con esta última idea: “El Ejecutivo es muy rápido para reaccionar con correcciones metodológicas en los indicadores macroeconómicos, cuando esas correcciones le son favorables (…). Por ejemplo, si el cálculo de la inflación nacional con una determinada metodología arroja un número muy alto, no se aplica ni se aprueba, y cuando se trata de la expansión del producto con una metodología que sí arroja un resultado mayor al que se hubiera obtenido con la metodología anterior, entonces sí se valida”.

El ex presidente del BCR y jefe de la consultora Maximixe, Jorge Chávez, dice que algunos datos del PBI mensual que publica el INEI son medidos de una manera poco rigurosa y por eso son una suerte de “cocina o un cálculo sobre la base de variables aproximadas”. Agrega que ello también se debe a la falta de recursos humanos más calificados en la institución.

Por otro lado, Pablo Secada, del Instituto Peruano de Economía, también reconoce que no hubo mucha transparencia a la hora de cambiar la metodología, pues no se anunció ni se han hecho públicas las fórmulas que dan los resultados. Secada hace evidente su poca confianza al sostener que no cree que haya cocina, “pero tampoco pienso que (el PBI, tal y como está) sea un buen indicador (del crecimiento)”.

Pero, ¿cómo se llega a sospechar que el PBI puede estar inflado? Como explicaba Schuldt, el PBI tiene dos partes: los sectores que son medidos por algunos ministerios u organismos sectoriales (las producciones agropecuaria, de electricidad, de minería e hidrocarburos, de manufactura y de agua), cuentan por el 30% del PBI y, todo lo demás (construcción, comercio, y los servicios financieros, gubernamentales, de salud, de educación y el tramo de impuestos) “lo mide el INEI dentro de sus cuatro paredes”, explica Matuk.

“Lo que hay a partir del 2006, es un cambio metodológico para, a propósito, inflar la cifra del PBI (…). Los sectores que mide el INEI empiezan a crecer más que proporcionalmente respecto a los que sí se miden (…) y para poder hacerlo, ocultan cómo se hacía la medición antes y cómo está compuesta la fórmula ahora (…) esto es un equivalente a decir que en el Perú, a partir del 2006, hubo un cambio radical en la matriz tecnológica, pero no hay nada que lo demuestre”, afirma Matuk.

Desde el INEI, y como para apaciguar los ánimos, Quispe ha anunciado una reunión para el próximo 21 de este mes, en la que habrá de presentar y explicar el nuevo modelo metodológico que utiliza para medir el PBI, y las fórmulas que lo sustentan.

Sin embargo, explica que las aparentes incongruencias señaladas por los críticos en las mediciones se deben, en primer lugar, a que el sector de servicios presenta una reacción rezagada respecto a los otros sectores (“el comercio no se detiene inmediatamente cuando se desacelera la manufactura o la industria porque quedan las existencias”) y que, en efecto, “antes no habían computadoras, que hacen el trabajo más eficiente”.

¿Le creemos o esperamos la reunión?

 

Artículo extraído del suplemento Día_1 del diario El Comercio Perú – 13/04/2009


Responses

  1. seria necesario una ampliacion detallada de la modificación en la metodologia de calcular el pbi, de la misma forma como se presento en el calculo del desempleo en 1996 donde yamada modifico el desempleo y subempleo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: