Posteado por: Arnold Cruzado Ruiz | diciembre 23, 2008

EN ESTA BANCA CABEN TODOS*

Por Rubén Mira

¿Es verosímil pensar que con solo un capital inicial de 27 dólares se pudo fundar un banco que hoy posee una cartera de más de 300 millones? La historia de Muhammad Yunus parece revivir los mitos fundacionales de imperios tales como los de Rockefeller o J.P. Morgan. Sin embargo, existe un matiz diferencial. Las compañías creadas por yunus comparten mucho de la dinámica de las empresas usuales, pero su objetivo no es obtener ganancia sino proporcionar beneficio social. Y todas ellas apuntan a un objetivo mayor: terminar con la pobreza en el mundo, dentro del capitalismo, y sin echar mano a mesianismo ni fundamentalismo alguno.

Muhammad Yunus es, hoy por hoy, una verdadera estrella del management internacional, participando de congresos y conferencias junto a premios Nobel de Economía, entrevistándose tanto con ejecutivos de grandes empresas, con la directiva del Banco Mundial o con su amiga Hillary Clinton. Todo en base a confiar en una sola idea fuerza tan vieja como el capitalismo: el crédito es una herramienta fundamental para el desarrollo económico y personal.

La historia, según el propio Yunus la cuenta en su libro EL BANQUERO DE LOS POBRES, comenzó con microcréditos por un total de 27 dólares que otorgó a 42 personas, poniendo plata de su bolsillo, en 1976. Estos fueron a personas pobres, es decir, según Yunus, gente que vive en condiciones materiales extremadamente precarias, pero que, además, no tiene ninguna posibilidad y ninguna esperanza. Gente que cualquier banco convencional consideraría absolutamente insolvente. Nacía así el microcrédito Grameen, o Grameencrédito, préstamo destinado al desarrollo de microemprendimientos tan sencillos como adquirir materia prima, un telar casero o comprar una vaca para vender leche. Cantidades mínimas de dinero, retornables en muy cómodas cuotas y en largos plazos, sin ningún tipo de garantía o prenda, ni contrato ejecutable judicialmente.

CUESTIÓN DE CONFIANZA.

“Las personas pobres saben que este crédito es su única oportunidad para romper con el yugo de la pobreza-sostiene Yunus en su libro-. Si buscan problemas con ese préstamo, habrán perdido su única posibilidad de librarse de su condena”. Sobre la base de este simple razonamiento, Yunus fundó el llamado Banco Grameen, que significa banco del pueblo. Al día de hoy, Grameen otorgó más de 2.500 millones de dólares en microcréditos a personas en estado de pobreza, con una tasa de pagos de más del 98%, cifra que ningún banco comercial del mundo puede ni siquiera imaginar. Claro que Grameen no es un banco usual. Para su creación y su gradual ajuste hacia un modelo efectivo de funcionamiento, Yunus observó de manera directa las necesidades de los pobres de su país. El resultado es una estructura que se asemeja más a una mezcla del accionar de un culto evangélico con las técnicas de marketing grupal más sofisticadas, pero que resultó muy efectiva.

Un empleado de Grameen no trabaja detrás de un escritorio sino en lugares a donde se despliega la pobreza, difunde las bondades del crédito, analiza las condiciones particulares de plazo, monto, viabilidad, conociendo a fondo la realidad de cada solicitante y elaborando para cada caso una modalidad de crédito acorde. Por otra parte, los solicitantes constituyen grupos de cinco personas, que tienen corresponsabilidad, comparten sus respectivas experiencias como microemprendedores y constituyen un apoyo ante un posible problema. Estos grupos se articulan en una red social que constituye el principal recurso humano del banco. Los prestatarios de Grameen  obtienen así una oportunidad económica, pero también una reinserción; y los trabajadores conviven con los problemas concretos desarrollando su creatividad.

UTOPÍA POSMODERNA.

La finalidad del Banco Grameen es tanto económica como social, desde ambos puntos de vista el éxito de la iniciativa de Yunus es irrefutable. Se refleja en los números de sus balances y en los beneficios sociales alcanzados: avances en la lucha contra la pobreza, el analfabetismo y la discriminación sexual; en tanto más del 90% de los préstamos Grameen fueron otorgados a mujeres pobres, muchas de ellas analfabetas que aprendieron a leer y escribir a partir de las necesidades de sus negocios y algunas de las cuales integran hoy en día la junta directiva del banco.

¿Es Yunus un filántropo utopista, un comunista new age? No. Su confianza en el capitalismo y en la iniciativa privada es total y absoluta. “Un empresario no es una persona dotada de un talento especial. Todos los seres humanos somos empresarios potenciales”, escribe en su segundo libro UN MUNDO SIN POBREZA. Su imaginación es coincidente con el más extremo liberalismo: el Estado no debería intervenir, afirma, ni siquiera en cuestiones tales como salud, educación o seguridad. Pero Yunus visualiza en el capitalismo una limitación: la visión unidimensional del hombre. La idea de que el ser humano sólo prioriza la rentabilidad deja de lado toda dimensión social, reduciéndola a la caridad o las llamadas ayudas humanitarias. Las empresas sociales proporcionarían a aquellos que quieren dedicar al bien común parte de su capital o su tiempo, la posibilidades de desplegar su iniciativa creando empresas que vuelquen sus acciones y sus dividendos hacia la obtención de objetivos sociales.

Esta idea lo llevó a ampliar la matriz del Banco Grameen en varios emprendimientos combinando distintas formas de propiedad y objetivos compartidos con trabajadores y personas en estado de pobreza. Una compañía pesquera, otra textil, una red de pequeñas clínicas que brindan un seguro de salud, Grameenphone, una empresa de telefonía celular para los más pobres, Grameen Shakti, dedicada al desarrollo de la energía solar o Grameen Cibernet, que distribuye servicios de Internet. “Si la revolución tecnológica y el avance de la globalización se canalizan de manera productiva-afirma-habrá una explosión sin precedentes en la libertad personal y económica que disfrutará gente de todo el mundo”. Sucede que a diferencia de los utopistas oscuros, Yunus ve en el desarrollo tecnológico una oportunidad excelente para terminar con la pobreza. Por eso, para él, la obtención del Premio Nobel de la Paz 2006, significó sobre todo, una excelente plataforma de despegue para seguir difundiendo globalmente su credo.

GENERACIÓN DE EMPLEO.

Su prestigio mundial creció enormemente y su pensamiento tuvo eco en nuevas esferas. Prueba de ellos es su reciente emprendimiento. Una empresa social desarrollada junto con el megagrupo lácteo Dadote, para fabricar yogurt enriquecido con el cual combatir la desnutrición infantil. Yunus desarrolló un nuevo concepto de producción, con fábricas pequeñas y una distribución mediante la red de prestatarios Grameen, generando empleo y optimizando la ecuación costo-beneficio. De este proyecto proviene su última obsesión: crear un envase de yogurt comestible, que sea de alguna manera el símbolo combinado de la lucha contra la pobreza y el cuidado del medio ambiente.

Mientras el ejemplo del Banco Grameen y el modelo de empresa social se comienzan a aplicar con éxito en todo el mundo, incluso en los países del primer mundo, Yunus se permite imaginar un capitalismo global regido por una especie de Ying y Yang del mercado, una sinergia complementaria de empresas que busquen rentabilidad y empresas que busquen finalidades sociales. Esta combinación de opuestos podría no sólo terminar con la pobreza, sino reestablecer un equilibrio perdido. Un optimismo que confía tozudamente en el futuro. Un entusiasmo actual que puede  transformarse en necesario en estos tiempo, en los que el presente es aliado del pesimismo.

 

*Artículo extraído del semanario Somos (Perú) Año XXII Nº 1149

 

Para conocer un poco más de la iniciativa de Muhammad Yunus, fundador del Banco Grameen y creador de los microcréditos, adjuntamos una entrevista realizada por la cadena internacional AlJazeera.

Primera parte

Segunda parte


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: