Posteado por: Arnold Cruzado Ruiz | octubre 10, 2008

URGE UNA RESPUESTA INMEDIATA AL PROBLEMA DEL AGUA EN LATINOAMÉRICA

Durante estos días, en Barcelona, se celebra el Congreso Mundial de la Naturaleza que intenta establecer algunos lineamientos y propuestas de cara a enfrentar los estragos del cambio climático. Enmarcándonos en este tema y tomando como referencia a Latinoamérica, en la presentación de la vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Pamela Cox, se dieron a conocer algunas conclusiones de un informe que se hará público en los próximos meses que da a conocer predicciones no muy alentadoras para la población de esta parte del mundo.

Se estima que cerca de 77 millones de personas tendrán dificultades para poder acceder al servicio de agua para el 2020. Esto como consecuencia del aumento de las temperaturas  que causará el posterior deshielo de los glaciares. Como si esto no fuera poco, el acceso restringido del agua potable establece las condiciones para el surgimiento de enfermedades como la malaria y el dengue.

 Impacto económico

Estimaciones económicas del impacto que tendrá en las respectivas economías latinoamericanas muestran que los recursos que se perderían a consecuencia del cambio climático oscilan entre un 2% y un 56% del PIB. El sector eléctrico verá mermado su producción dada la falta de agua para el abastecimiento de las centrales hidroeléctricas y los posteriores proyectos de inversiones en este rubro.

 Potenciales respuestas.

La situación en la que nos encontramos es compleja ya que nos enfrentamos al dilema de sufrir por algo de lo que no somos en gran medida responsables (tomemos en cuenta que según datos de este reporte, Latinoamérica contribuye con el 6% de las emisiones que provocan el cambio climático) y asumir responsabilidades ajenas y ayudar mediante políticas diversas como son los bonos de carbono y la reducción de la deforestación. Es por ello que se deben abrir mecanismos de financiamiento económico para hacer frente a esta situación. Algo difícil de pedir a la clase política y dirigencial cuando se trata de tomar decisiones de largo plazo que implique una visión de futuro con un horizonte de, por lo menos, 25 a 50 años.

En un artículo anterior (titulado “Vaso medio vacío o …totalmente vacío”) dábamos a conocer las distintas evidencias que existen de este problema alrededor del mundo y la imperiosa necesidad que existe de hacerle frente para evitar una catástrofe mayor. Desde acá seguiremos intentando ayudar en el planteamiento de este tema como un asunto nacional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: