Posteado por: Arnold Cruzado Ruiz | agosto 26, 2008

EL CAMBIO CLIMÁTICO A ESCALA MUNDIAL

“El cambio climático representa un reto único para la economía, pudiendo afirmarse que es el mayor y más generalizado fracaso del mercado jamás visto en el mundo”. Palabras contundentes del economista británico Sir Nicholas Stern, que por el año 2006 y por encargo del Ministro de Hacienda realizó un informe exhaustivo acerca de los impactos y consecuencias económicas del cambio climático a nivel mundial. En el Stern Review on the Economics of Climate Change se plantea el estado actual de las variaciones de temperaturas y los desenlaces que estas traerían para la existencia de los seres vivos debido a que estos cambios transformarían la geografía física del planeta y de los ecosistemas.

Este trágico panorama surge como resultado (entre otras cosas) de las actividades del hombre que a través de las últimas décadas ha liberado mayor cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) como CO2, metano, óxidos nitrosos y otros gases resultantes de los procesos industriales, a la atmósfera. Esta mayor concentración ha llevado a que la temperatura del planeta se incremente en 0,5°C y aumentará medio grado Celsius más en las próximas décadas. Lo alarmante es que las emisiones se están acelerando debido a que las economías de rápido crecimiento (economías en desarrollo) están invirtiendo en infraestructura alta en carbono a su vez que la demanda energética se incrementa en todo el mundo. Es por ello que se necesita de acciones concretas que puedan remediar, de algún modo, el daño que esto causará en el futuro, ya que “de adoptarse una actitud BAU (por las siglas en inglés de “business as usual”, que se refiere a la adopción de una actitud pasiva ante un hecho en particular), el nivel de gases invernadero podría más que triplicarse para finales del siglo actual, con lo que existiría un riesgo de que se produjera un cambio en la temperatura media mundial superior al 5°C”-Informe Stern.

Punto aparte merece hablar de la problemática del agua que se avecina y es para nosotros los peruanos un tema de suma importancia, ya que estando Lima en medio del desierto, surge como política de acción urgente. Pero a nivel mundial, se estima que de mantenerse la tendencia actual de los aumentos progresivos de la temperatura, estas aumentarían de 2 a 3°C en los próximos cincuenta años. Lógicamente los desenlaces serán los peores:

  1. La fusión de de glaciares aumentará la inminencia de inundaciones y el suministro de agua se verá afectado. Ello amenazará lugares específicos como África, India, partes de China y los países andinos (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú).
  2. Reducción en el rendimiento de las cosechas y la actividad agrícola se verá mermada en su productividad. Paradójicamente, los países menos desarrollados y aquellos que basan gran parte de su actividad económica en la agricultura (como el caso peruano) serán los más afectados. Y son los que menos han contribuido al calentamiento global.
  3. La elevación del nivel de los mares pone en peligro algunas ciudades del sureste asiático (Bangladesh, Vietnam, etc), islas del Caribe y el Pacífico y grandes ciudades costeras como Tokio, New Cork, El Cairo y Londres. Hace un par de meses atrás, leí un artículo periodístico que daba cuenta de que la isla Kiribati, ubicada en el Océano Pacífico, desaparecería a consecuencia del cambio climático. ¡Estamos hablando de la extinción de sociedades enteras y desaparición de ciudades! 
  4. “El 20% de Bangladesh podría quedar sumergido ante una elevación de un metro en el nivel del mar, algo posible hacia finales de este siglo”-Informe Stern.

“Datos recientes indican que los cambios térmicos resultantes de dejar que las emisiones sigan su paso podrían superar los 2 o 3°C para finales del presente siglo y con un calentamiento de 5 a 6°C, que es una posibilidad real para el próximo siglo, modelos actuales han calculado pérdidas medias de 5 a 10% del PIB mundial, con costes para los países pobres superiores al 10% del PIB”-Informe Stern. Es por ello que, según las conclusiones a las que llegó este destacado economista, el coste medio de estabilizar los GEI será aproximadamente del 1% del PIB global anual para el 2050.

Por otro lado, de manera más específica también se plantea como solución latente la asignación de un precio apropiado al carbono. Siendo, en términos económicos, una externalidad los gases invernadero, quienes las producen están contribuyendo al cambio climático e imponiendo costes al mundo. La asignación de este precio servirá para que la gente haga frente al coste social de sus acciones y motivará a las industrias a buscar alternativas bajas en carbono.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: